Por , 0 Comentario
En la nieve protege tus ojos

Cuando nos preparamos para practicar un deporte de invierno no prescindimos del mono, los guantes, ni de la máscara.

Damos por hecho que para esquiar, deslizarnos con la tabla de snowboard o para hacer esquí de travesía siempre vamos a ponernos un máscara que proteja a ojos del viento, las partículas de la nieve y de la radiación de sol, pero ¿somos igual de conscientes que también debemos protegerlos cuando practicamos alpinismo, senderismo o simplemente pasamos una mañana en la montaña?

Según aumenta la altitud, la atmósfera atenúa menos los rayos solares y, por tanto, son más intensos y más peligrosos para nuestra salud. No es necesario ascender miles de metros para tener en cuenta este hecho, ya que con tan solo que ascendamos 300 metros, la intensidad de la radiación aumenta un cinco por ciento en comparación con la que recibimos a nivel del mar. Por tanto, proteger nuestro cuerpo de esta exposición es si cabe más importante en la montaña que en la playa, incluso en los días nublados.

EFECTO DE LA NIEVE

A la alta radiación que nos exponemos en la montaña, hay que sumarle la posible presencia de nieve. Y es que está provoca una especie de “efecto espejo”, ya que refleja más del ochenta por ciento de la luz solar, incluida la radiación ultravioleta. Cuando esquiamos, gracias al uso de la máscara, este efecto no llega a nuestros ojos, pero cuando simplemente andamos en un entorno donde hay nieve no somos conscientes de este reflejo, por lo que podemos pasar varias horas recibiendo esta radiación intensa en nuestros ojos, sin darnos cuenta de lo perjudicial que puede resultar.

OTROS INCONVENIENTES

En este entorno de nieve y alta montaña, existen otros agentes que también pueden impedir que veamos correctamente e incluso que produzcan daños en nuestros ojos:
-Cuando el viento impacta sobre nuestra cara favorece la sequedad ocular.

-Si el viento se combina con la presencia de nieve es muy probable que partículas y pequeños cristales de hielo entren en nuestros ojos, algo que debemos evitar porque incluso pueden dañar la córnea.
-La sequedad ocular, el viento y/o la entrada de alguna partícula en el ojo puede evitar que veamos correctamente, lo que favorece que tengamos una caída.

¿COMO SUFREN LOS OJOS?

DE FORMA CONSCIENTE, podemos notar molestias en los ojos cuando no los protegemos adecuadamente en un ambiente ventoso y/o con nieve. Sin embargo, los efectos de la falta de protección van más allá. La radiación ultravioleta acelera la aparición de ciertos tipos de cataratas y de la DMAE, dos de los problemas de salud ocular más frecuentes durante la madurez. A su vez, a corto plazo también pueden aparecer otros problemas como fotofobias, conjuntivitis, y úlceras que si no son tratados adecuadamente pueden derivar en problemas más graves. Por tanto deberemos ocuparnos de llevar unas gafas de sol con un buen filtro solar no solo para reducir la cantidad de luz que llega a nuestra retina, sino también que no pase la radiación ultravioleta. La forma y los materiales con los que están fabricadas son importantes para nuestra seguridad. Consulta un óptico optometrista para elegir la mejor protección y la mejor estética.

ALGUNAS RECOMENDACIONES PARA HACER LA MEJOR ELECCIÓN 

-Incorporen filtro de categoría 3 e incluso 4.
-Filtren el 100% los rayos ultravioletas.
-Sean polarizadas porque además de proteger de la radiación ultravioleta, evitan los deslumbramientos que originan el reflejo de la luz sobre la nieve.
-Sus lentes sean de espejo para que la luz del sol se reflejen sobre ellas y no lleguen a los ojos.
-Cubran los laterales del rostro para que también protejan la piel de la zona. A su vez, al colocarlas deben quedar próximas al rostro (sin que llegue a molestar) para que tampoco entren los rayos solares por la zona superior de los ojos.
-Se adapten perfectamente al rostro, algo que lo proporcionan las varillas y plaquetas nasales ajustables.
-Sean ligeras para que no te molesten al realizar cualquier movimiento.
-Sus lentes estén diseñadas con material orgánico porque resisten mejor los golpes y las ralladuras.

 

Quieres compartirlo...

Deja un comentario